Un pequeño pez, como tú.

 

“Es un sin vivir transitar entre dos aguas. Ha llegado la hora. Creo estar preparada. Asciendo.

La presión en superficie ahoga mis sentidos a medida que avanzo hacia una luz que me ciega.

Una sensación de vacío interno exprime la carne que se aprieta contra mi esqueleto. Mísero cuerpo el mío.

En realidad no soy nadie, no soy nada en esta inmensidad.

Me esfumo como individua y pensar en ello me incapacita para nadar a contracorriente. Volver a mi parte de masa oceánica.

Me dejo llevar. Me llevas y me dejo. Quizás al menos habré servido de combustible para otros más fuertes que yo.

No soy más que un pequeño pez destinado a ser parte de la cadena trófica.”

Diario de un pequeño pez. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: