La teoría de la mora roja

Cuando era pequeña, un primo mayor con el que jugaba en el camino me dijo, “Si a una mora le falta una bolita es que fué comida por una serpiente que dejó su veneno”. A partir de entonces, revisaba una a una las moras que caían en mis manos, por si acaso, no fuese a caer envenenada en medio de los pinchos. Es así como empecé a comerme las rojas, esas que aún no estan maduras y que no gustan a las serpientes (ni a nadie).

Cuando empecé a interesarme por la biología, me informé que las serpientes prefieren los huevos de ranas, las larvas de insectos, roedores… y por supuesto, me di cuenta que mi primo me había mentido para poder comerse todas las maduras más rápido que yo.

Y es que así es la vida, se aprende con las cosas más tontas…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: