Paíño tú!

Dicen que la reencarnación animal no existe. Que es cosa de nuestro subconsciente. Dicen que el alma también sigue las leyes de la evolución y que si eres humano ya has llegado a lo más alto de la pirámide evolutiva, por lo tanto, sólo podrás ser otra persona o directamente un ángel -Puagh! vaya cursilada-.  Así que si apoyo esta teoría, lo cierto es que nunca me podré transformar en un Paíño de Wilson (Oceanites oceanicus) y vivir el resto de mi vida sobrevolando el océano. Jamás podré extrañar tanto tierra firme como para querer volver a poner mi único huevo en una húmeda y fria cueva a pié de mar. Vaya… eso es instinto, la verdadera llamada de la naturaleza que te aleja de tu pequeño para regresar al medio más duro y hostil al que pueda enfrentarse una pequeña ave marina de apenas unos centímetros de tamaño.
Aunque si lo pienso friamente, el Paíño es una especie de ave increíblemente interesante, bella y única que sufre demasiado. La vida real no es tan poética. Buf, quizás tanta humedad no me venga bien para los huesos, sin tener en cuenta el problema de sinusitis que padezco desde siempre, las amigdalas que se me inflaman con facilidad, la vista cansada… Vale, decidido! Si renuncio a mi estado de angel y doy un paso atrás en la evolución de mi alma, quisiera reencarnarme en mi perro… ese sí que vive bien.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: