El siniestro monstruo de las judías

Ayer cené judías a desgana. No tenía mucha hambre y me las tomé a la fuerza pensando    -hombre, ya que las has hecho, te las comes-. A veces no hay que hacer caso a lo que te dices a tí misma porque puede ser que esa otra voz, sea tu lado maligno. En mi caso, creo que así es. Malditas judías, si lo llego a saber os hago en puré…

Que por qué cuento todo ésto? porque algo ha sucedido esta noche. Aún sigo nerviosa, no lo niego. Simplemente diré que aquello que encontré al abrir los ojos, mirándome con cara de asco, no era de este mundo…  y puedo asegurar que no fué un sueño, porque la imagen del individio alienígena con aspecto de león-payaso desprendía olor a judía cocida. Judío monstruo!

Para que luego digan que los verduras son buenas…

Aquí dejo la prueba.Familia Leguminosas

Receta del Monstruo:

Desperdicios de judías: pelo

Cerezas con queso de untar: Ojos

Granos de café soluble: pupilas

Granos de arroz: pestañas

Cereza con fideos: nariz y pelos

Tomate: Boca y lengua

Trocitos de champiñones: Dientes

Anuncios

Un pensamiento en “El siniestro monstruo de las judías

  1. Hola Paula, no se si se publcara la entrada porque ya lo intente antes y no lo consegui, quería saludarte y decirte que me gusta tu blog por lo divertido y creativo que..
    hasta el proximo proxecta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: