Los Pitones de Colón

Así debió sentirse Cristóbal Colón cuando después numerosos días de salitre y gracias a su catalejo, divisó sin mucha nitidez, las dos imponentes montañas de esta pequeña isla de las Antillas menores. Santa Lucía.

Volcanes gemelos de 750m de altura

28 de Diciembre del año 1502

Querido diario de a bordo,

Hoy por fin he divisado tierra. Una tierra firme y verde que por momentos desprende un cierto olor nausebundo, no sé qué pensar. Sus dos cumbres desafían nuestra llegada y escucho, con desconfianza, los sonidos que brotan de su entramada vegetación. 

-Uuuuuiiiiiiiiiiiiiioooooooo-

-cháscháscháschás-

-fiiiiiish fiiiiiiish fuuuuush-

En estos momentos me cortaría el colon a cambio de encontrar, entre la maltrecha tripulación, a un sabio del mundo natural que nos pudiese descifrar dichos códigos salvajes. Correremos peligro? Sabremos enfrentarnos a las bestias que acechan el desembarco? Piensa, Cristobal, piensa, piensa con Cabeza de Vaca, sé frio y no te dejes amedrentar.

¡Oh, por el tridente de Neptuno! ¡un humo blanco sale de la cumbre las montañas gemelas! Bufan con fuerza de gigante, semeja el fin del mundo…  Me tiemblan las piernas, los dientes me castañean al ritmo de las olas y el estómago ruge como un contramaestre furioso… quién pudiera viajar con el viento del oeste a tierras gallegas y olvidar estos mundos desconocidos para quienes habitan en ellos. Si no tuviese que pagar las deudas de juego… Ser explorador definitivamente, no es para mí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: